martes, 27 de diciembre de 2011

Comer menos mantiene joven el cerebro

Una dieta rigurosa estimula la presencia de una molécula que actúa directamente sobre la longevidad y el funcionamiento del cerebro.

Ya esta más que confirmado que a nuestro cerebro no le gusta la sobrealimentación. La obesidad puede producir, entre otros múltiples efectos negativos, el envejecimiento prematuro del tejido cerebral. Pero ahora, científicos de la Universidad Católica de Roma comprobaron que con una dieta estricta estimulas aquellas moléculas que mantienen joven al cerebro.

  
De acuerdo al estudio que llevaron a cabo los investigadores italianos, ensayando con ratones, el restringir las calorías se asocia no solo con la longevidad, sino que afina las capacidades cognitivas y reduce el comportamiento agresivo. Pero lo más sorprendente en este experimento fue el comprobar que el cerebro de los roedores que fueron sometidos a una rigurosa dieta, se mantenía notablemente más joven que el del resto.  
Pero el logro más significativo que consiguió este equipo de científicos, fue la identificación de una molécula específica que se activa con la restricción de calorías y que desempeña un rol fundamental en la dinámica cerebral. Se trata de la CREB1, la cual activa genes ligados a la longevidad y a un funcionamiento más eficiente del cerebro, además de que ayuda a regular la memoria, el aprendizaje, y el control de la ansiedad. 
Y si bien la CREB1 ya había sido detectada, hasta ahora se ignoraba la correlación directa entre las dietas y su estimulación. 
Este hallazgo nos remite al plano de los ayunos místicos, practicados en diversas religiones, y pudiese ser aprovechado, responsablemente, como una herramienta para refinar nuestros procesos cognitivos.