viernes, 16 de noviembre de 2012

Jardines publicos comestibles

INCREÍBLE Y COMESTIBLE

Compartir
Incredible Edible Todmorden
En Todmorden, un pueblo británico de unos 15.000 habitantes, está teniendo lugar una revolución que, bajo el nombre de Incredible Edible Todmorden, consiste en plantar hierbas medicinales, verduras, hortalizas y árboles frutales en 70 espacios públicos. La plantación y el mantenimiento son llevados a cabo por cerca de 300 voluntarios, y todo el pueblo puede servirse gratuitamente a la hora de la cosecha. 

Incredible Edible se define a sí mismo como “un movimiento constituido por gente apasionada que trabaja junta por un mundo donde todos compartimos la responsabilidad del bienestar futuro del planeta y de nosotros mismos. Nuestro objetivo es proveer acceso a buena comida local para todos, por medio de trabajar juntos, aprender (desde el campo hasta la cocina, pasando por las aulas) y apoyar los negocios locales.” Si bien no creen que vayan a conseguir la autosuficiencia alimentaria, al menos caminan en esa dirección, y reivindican los valores de la comida local: para este movimiento, comida local es sinónimo de comida más fresca y sabrosa, además que se sabe de dónde procede. Es así como el consumo de productos locales ha aumentado tremendamente, y los comercios que al principio miraban la iniciativa con recelo ahora quieren ser increíbles y comestibles.

Todo empezó al despuntar la primavera de 2008, cuando una de las pioneras del proyecto y hoy su presidenta, Pam Warhurst, escuchó en un seminario de un día de duración las palabras de Tim Lang (profesor de Política Alimentaria en la Ciudad Universitaria de Londres) sobre las cosas que estaban por venir. Se vislumbraban problemas para el pueblo y el mundo en general, de carácter económico y ambiental. Pam charló sobre ello con la que sería otro de los pesos pesados del proyecto, Mary Clear, tras lo cual convocaron una reunión en un bar para ver cuánta gente estaría dispuesta a hacer algo. 59 personas se apuntaron, y así nació el movimiento. La hija de Mary propuso bautizarlo como Incredible Edible Todmorden.

Esas personas decidieron que no era bueno esperar a que los gobiernos hicieran algo; decidieron dejar de ser víctimas y hacer algo por sí mismas. Se dieron cuenta de que podían construir un entorno más seguro, más amable y más sostenible para sí mismas y para sus hijos y nietos usando la comida como la clave. Nos responden, a una de las preguntas que les mandamos por Internet: “Creemos que un factor importante que explica el éxito de esta iniciativa ha sido el hecho de que el momento es propicio. El planeta afronta grandes problemas, como la pobreza mundial, el pico del petróleo y la inestabilidad económica. La gente siente ahora una necesidad de hacer cosas que nunca sintieron en tiempos de mayor prosperidad.”

Empezaron a plantar comida destinada a ser compartida en espacios públicos muy destacados, lo cual hizo que la gente empezara a hablar de ello y quisieran saber de qué iba todo eso. Además celebraron eventos gratuitos, como el Festival del Huevo, y cocinaron, en la calle, comida que era ofrecida sin que mediara pago alguno a los transeúntes, entre muchas otras iniciativas. En la mayor parte de las ocasiones gozaban del permiso oportuno para realizar las plantaciones, y en otras… sencillamente las llevaban a cabo. Actualmente cuentan con un vivero de semillas, plantas y verduras, así como con recursos de aprendizaje y capacitación laboral.

El movimiento ha logrado sortear la sorpresa de quienes, al principio, lo vieron como una excentricidad o un capricho, y ha crecido increíblemente. Hoy el núcleo de la iniciativa está constituido por 30 personas, pero hay unas 300 apuntadas que son convocadas cuando es necesario. Pronto consiguió la mirada benevolente de los poderes oficiales, lo que les llevó a firmar una licencia con el Ayuntamiento de Calderdale (del que depende el pueblo de Todmorden) en el año 2009, que les permitió convertir áreas en desuso en iniciativas para el cultivo, tanto a través de huertos comunitarios como del cultivo en lechos ubicados en espacios públicos.