miércoles, 18 de julio de 2012

Los inventos del doctor Nakamatsu


Nakamatsu Yoshir, conocido por la mayoría de los japoneses como doctor Nakamatsu,

Es un inventor japonés que tiene 82 años y más de 3.500 patentes registradas, más del triple de las que consiguió nunca Thomas Edison.

Muchas de sus primeras patentes fueron licenciadas a IBM y dieron lugar a la creación de los disquetes para los primeros ordenadores. IBM le reconoce como el inventor de algunas de las tecnologías fundamentales que hicieron posible el disquete.

También tiene muchas patentes relacionadas con la creación de los primeros relojes digitales y sintetizadores musicales, que fueron utilizadas por Casio con su permiso. Además de inventar, Nakamatsu ha escrito más de 80 libros.

Entre todos esos millares de invenciones tiene algunas de lo más curiosas. Por ejemplo las zapatillas voladoras PyonPyon, que permiten saltar más alto y correr más rápido. También ha inventado un sillón para echar siestas que ayuda a energizar el cerebro, se llama Cerebrex. Asegura que lo usa él mismo cada día para mantener la mente joven y sana, y poder seguir inventando.

Su invención más popular en el país es el Love Jet, una especie de aerosol estimulante sexual que, según Nakamatsu, es mucho más potente que el Viagra. El doctor reconoce que es una de sus invenciones en las que más se ha esforzado porque quiere ayudar a que los japoneses tengan más hijos y restaurar la pirámide de edad, que ahora mismo está totalmente invertida. Para facilitar su objetivo, incluso lo vende por debajo de su precio de producción.

En su tiempo libre, además de escribir, se dedica a la política. Se ha presentado cuatro veces a las elecciones de gobernador de Tokio como líder de su propio partido; nunca ha ganado, pero la última vez consiguió más de 100.000 votos.

Según Nakamatsu, para mantenerse creativo día a día, es suficiente con dormir cuatro horas e intentar no pasarse nunca de seis horas de sueño. Él duerme cuatro horas en intervalos de una hora usando su Cerebrex. El inventor lleva una dieta muy estricta, con complejos vitamínicos propios, y practica deporte regularmente. Otra de sus técnicas para producir ideas continuamente consiste en bucear en su piscina hasta que apenas le queda oxígeno. Según el doctor, en esos últimos segundos en los que apenas le queda oxígeno se le suelen ocurrir muchas ideas.

Nakamatsu fotografía todo lo que come desde hace 35 años y anota cómo se siente para ir comprobando los efectos de la alimentación en su estado de ánimo. Este estudio de la comida que ha consumido durante más de tres décadas le sirvió en 2007 para ganar el Nobel Ig, el premio que distingue las más absurdas ocurrencias.

En los últimos años, el trabajo de Nakamatsu se centra en el desarrollo de pilas de combustible. Algunas de sus ideas en este terreno ya están siendo incorporadas a los automóviles de Toyota y Honda.

Pese a ser octogenario, sigue trabajando cada día, incluso los fines de semana, a un ritmo de una patente por semana. Gracias a su dieta, ejercicio regular y salud mental, ha calculado que espera no morir antes de los 144 años y con 7.000 inventos patentados.