martes, 1 de mayo de 2012

MARINALEDA : UN PUEBLO ANTICAPITALISTA y TRIUNFADOR

MARINALEDA NO TIENE PARO, PAGAN 15 € DE ALQUILER POR LA CASA, DECIDEN EN ASAMBLEA LAS INVERSIONES Y LAS PRIORIDADES...

ADEMÁS EL DESPACHO DEL ALCALDE ESTÁ PRESIDIDO POR UN RETRATO DEL CHE GUEVARA, EN LUGAR DEL REY, 

PORQUE SEGÚN PALABRAS DEL ALCALDE, EL REY REPRESENTA EL PASADO Y LA CORRUPCIÓN.

NO DEJÉIS DE VER ESTE otro VIDEO:
(televisión alemana. (esta en español aunque empiece en aleman)
  http://www.deredactie.be/cm/vrtnieuws/mediatheek/programmas/terzake/2.19975/2.19976/1.1226597
ANTICRISISWAPEN VAN SPAANS DORP: UTOPIA
(Terzake - 21/02/12)
En Marinaleda construyeron una alternativa al sistema capitalista- Comercio del Orinoco may 20th, 2012
Con aproximadamente 3 mil habitantes, el municipio sevillano de Marinaleda se erige en la actualidad como una comunidad modelo por sus avances sociales, políticos y económicos, dentro de una España visiblemente afectada, al igual que otras naciones europeas, por la crisis sistémica.   La mayor parte de la economía en Marinaleda gira en torno a las cooperativas populares. Las trabajadoras y los trabajadores de esta pequeña comunidad situada en la comarca de Estepa, devengan un salario de 1.128 euros al mes por una jornada de 6 días y 35 horas semanales. Pese a la crisis, la vida para ellos es más fácil que para el resto de las españolas y los españoles, pues al recuperar las tierras y ponerlas a producir para su propio consumo y para el intercambio, sus gastos se redujeron notoriamente.
  El Correo del Orinoco entrevistó en exclusiva a Juan Manuel Sánchez Gordillo, profesor de historia, diputado del Parlamento de Andalucía por el partido Izquierda Unida y alcalde de Marinaleda desde las primeras elecciones democráticas celebradas en 1979, tras la caída del régimen dictatorial de Francisco Franco. Sánchez Gordillo visita Venezuela -invitado por YVKE Mundial, AVN, VIVE TV y Saime- para dar a conocer la exitosa experiencia desarrollada en su tierra natal.     ¿Cómo fue la adaptación del franquismo de los 70 a la democracia social del siglo XXI?   -Nos organizamos sindical y políticamente. Sindicalmente, cuando se legalizaron los sindicatos en España, después de la dictadura de Franco; y políticamente en el Colectivo de Unidad de los Trabajadores, que es un partido anticapitalista. En el año 1979 nos presentamos en las elecciones municipales, a través de la CUT, obtuvimos mayoría absoluta, y esa mayoría absoluta la hemos mantenido hasta la fecha. En las últimas elecciones, hechas hace menos de un año, hemos obtenido 73% de los votos.
“Cuando llegamos al ayuntamiento dijimos que el poder que había servido para oprimir, no podía servir para liberar, y quisimos construir una especie de contrapoder, que es el poder de los que no tienen poder, el poder de los jornaleros, de los explotados, de los pobres, frente al poder de los terratenientes y del gobierno”, añadió.
Para que ese poder fuera fuerte “había que darle participación al pueblo, y creamos los presupuestos participativos. De esta manera los vecinos discuten el presupuesto del ayuntamiento y deciden en qué se gasta el dinero. Ese fue el primer paso: una democracia directa en la que la asamblea se convierte en el máximo órgano para la toma de decisiones. Luego pensamos que no valía la democracia política sin democracia económica”. El principal problema era el paro, señaló. “¿Cómo fomentábamos el empleo? Consiguiendo tierras, entonces indagamos a ver quién tenía más tierras, y el que más tierras tenía era el Duque de un infantado, amigo del rey Juan Carlos. Presionamos, y obtuvimos algunas tierras, y fue cuando comenzamos a mejorar. La tierra es de quien la trabaja”.
Ahora en Marinaleda “todo el mundo gana el mismo dinero; eso es la democracia económica, nuestro segundo eje, porque de esta manera no se reparte el beneficio sino que los beneficios que generan las cooperativas se reinvierten en nuevos puestos de trabajo”. La tercera fase del proyecto, acotó, “es la democracia social, a la que vemos como un mecanismo que brinda a la población entera el acceso a todos los bienestares, y que tiene que ver con las facilidades que damos para la obtención de viviendas. Partiendo de allí, comenzamos a desarrollar un sistema urbanístico de autoconstrucción, mediante el cual se ha podido garantizar, sin distingo alguno, el derecho universal a la vivienda, con un pago mensual de al menos 15 euros”.   COMERCIALIZACIÓN SIN INTERMEDIARIOS   -Además de la tierra, las industrias y el empleo, ¿qué falta por alcanzar en Marinaleda? -Un elemento fundamental es la comercialización de los productos que elaboramos. Estamos tratando de ser horizontales con otras cooperativas o pueblos hermanos con los que podamos tener algún tipo de relación. Nosotros podemos vender directamente del productor al consumidor, por eso nos interesa establecer intercambios con otros países. También estamos intentando vender con nuestra propia marca, y para eso estamos fomentando el comercio de cercanía.
Por otra parte, con esta crisis, “nos están cortando el crédito, tenemos dificultades económicas porque no tenemos liquidez y los precios de los productos agrarios están muy bajos. Por eso, quisiéramos hacer una especie de banco público o un convenio de financiación pública, que pudiera prestarnos con intereses mucho más llevaderos que los que ofrecen los bancos comerciales”.
En Marinaleda prácticamente se produce de todo. “Mucho aceite, el mejor del mundo, y somos el primer productor de alcachofas de España. También producimos remolacha, acelga, aceitunas, habas; es decir, casi cualquier producto, porque nuestras tierras están de regadío. Pero tenemos que salirnos del círculo del mercado en donde las multinacionales, que son los intermediarios, se llevan casi todo el dinero”.
La diferencia entre el producto en origen y el producto en destino es de 704%, calculó, “y queremos acabar con eso. Podemos nosotros vender directamente al consumidor. Así el consumidor compraría más barato y nosotros ganaríamos más dinero, por eso buscamos hacer comercio horizontal”.
“Nosotros queremos que el bien llegue al productor y al consumidor. El que produce también arriesga, es un trabajador, y el que consume es el pueblo, necesita alimentarse, lo que hay que quitar del medio es al intermediario”.   -En el mundo se sataniza a la izquierda y a todo lo que tenga que ver con el socialismo. ¿Está contento su pueblo con lo que se ha logrado bajo esta modalidad?   -En este momento, cuando hay 500 mil familias en España que están amenazadas por vía judicial de que van a perder sus casas porque no pueden pagar las hipotecas a los bancos, en Marinaleda no hay ni una sola familia hipotecada; más bien, todas las familias tienen acceso a la vivienda. Contrasta también el hecho de que en una Andalucía donde existen actualmente 250 mil parados (desempleados), 3 millones de pobres y 33% de la población activa parada, en Marinaleda prácticamente tenemos pleno empleo y acceso a todos los bienestares públicos de manera sencilla. Todo esto, entre otras cosas, hace que la gente esté consciente de que este es un proyecto de calado histórico, y que aunque sea pequeñito, constituye un referente importante a escala nacional e internacional.
El nivel de vida en Marinaleda ha cambiado en 180%, porque antes la gente no tenía trabajo y ahora tiene, indicó el alcalde; “porque no había otra opción que la emigración y ahora se quedan en su pueblo, porque no tenían vivienda y ahora la tienen, y porque en este momento todos allí tenemos nuestras necesidades cubiertas y antes no, porque todos tienen acceso a la sanidad y a la educación y porque hemos conseguido que el impuesto indirecto no se suba. Todos esos han sido bienestares muy concretos que han repercutido en la vida diaria de la gente, de manera que no es que la gente sueñe la utopía en Marinaleda sino que la utopía está llegando a sus vidas y a sus bolsillos”.
De alguna forma en Marinaleda “hemos intentado demostrar que es posible hacer una política más humana, pero que no hay que esperar llegar al socialismo, sino que mientras llegamos a él, vamos construyendo. Mientras llegamos a lo que queremos, hagamos parte de eso”.
Insistió en que no es prudente poner “todas nuestras esperanzas en el mañana. Hay que ir por el objetivo, pero en el camino hay que resolver los problemas concretos para que la gente visualice que ha llegado otra forma de hacer política y para que los procesos, que seguramente van a tener muchas críticas y van a ser criminalizados a través de la prensa burguesa, puedan sostenerse sin que los pueblos, que muchas veces son flacos de memoria, no nos den la espalda”.   -¿Considera factible trasladar esta experiencia a otros países?   -Para lograr una verdadera democracia social hace falta tener la voluntad política y vencer muchas dificultades. ¿Por qué la vivienda no puede dejar de ser un negocio y convertirse en un derecho? Si en los países existiera una ley que dijera que todo el suelo para primera vivienda es público e inespeculable, abarataríamos los costos, se podrían construir viviendas a través de cooperativas y del propio Estado, sin ánimos de lucro, y se convertiría en un derecho universal, igual que la sanidad y la educación.
Discutir los presupuestos con la gente tampoco es difícil, enfatizó, ya que “se pueden dividir las ciudades en distritos y se va explicando distrito por distrito qué es lo que la gente quiere que se haga con su dinero. Que no haya diferencia entre dirigente y dirigido, también se puede hacer y que los trabajadores vayan accediendo a los medios de producción, también es posible”.   DIFERENCIA CUESTIONADA POR EL SISTEMA   -¿Cuál ha sido la reacción de la derecha ante este modelo de democracia social?   -Yo he tenido dos atentados: uno en los años 80, y otro en 1997, por gente de la extrema derecha. También he estado en la cárcel un montón de veces, en plena democracia. Además en Marinaleda hemos tenido procesos y multas de todo tipo, así como graves amenazas cada vez que nos movilizamos. El sistema español no permite las diferencias, precisó. “Marinaleda es diferente por muchas razones, entre ellas, porque nunca tiene el retrato del Rey de Borbón y Borbón, porque no creemos en la monarquía, que además de corrupta fue establecida por Franco. Lo que hace falta en España es una tercera República”.
“También somos diferentes”, refirió, porque “no nos conformamos con el orden establecido y hemos tocado el santa sactorum del capitalismo, que es la propiedad privada de los medios de producción, y eso en España es pecado mortal. Somos diferentes, además, porque queremos que España salga de la OTAN y que no entre en ninguna guerra”.
En ese sentido “hemos hecho un llamado a los diputados del PP y del PSOE, pues señores que bendicen el terrorismo internacional como José María Aznar, cuando nos metió en la guerra de Irak, y José Luis Rodríguez Zapatero, que nos metió en la guerra contra Libia, tenían que ser juzgados en el tribunal penal internacional. Eso ha provocado que nos cierren una emisora de radio y otra de televisión que tenemos, que tengamos persecución y que nos criminalicen una y otra vez”.   ALIMENTOS CONVERTIDOS EN NEGOCIO   -¿En la actual crisis alimentaria mundial podría ser Marinaleda un ejemplo a seguir?   -La vía de la soberanía alimentaria es la gran apuesta. La agricultura y la política de precios no pueden ser controladas por el Fondo Monetaria Internacional. Hace falta que apostemos por una agricultura ecológica para que vendamos alimentos sanos y no venenos. El modelo capitalista de agricultura se está apoderando de grandes extensiones de tierra en África, Asía, e incluso en América Latina, donde las grandes multinacionales se están convirtiendo en los nuevos terratenientes, advirtió. Además, “la aparición de los transgénicos, impulsados por este modelo agrario, ha privatizado las semillas, de manera que ahora no solo hay terratenientes sino también semillatenientes, y eso ha provocado el desplazamiento de miles de campesinos”.
También, recordó, “es el responsable de 32% de los gases invernadero; por eso tenemos que ir a otro sistema sostenible, solidario, ético, donde la tierra, la semilla y los recursos naturales estén en manos de las comunidades de trabajadores, campesinos, y consumidores, que son los que tienen que ver con la alimentación humana y no gente extraña que viene a especular con una necesidad tan humana y vital como es la de comer todos los días”.
El gran problema en el mundo “es que han convertido a los alimentos en un negocio para especular, pero estos son un derecho. Nosotros apostamos por una revolución agraria, llamada soberanía alimentaria, en la que cada pueblo pueda decidir su propia política agraria y agroindustrial, que cada pueblo pueda autoabastecerse al menos en la alimentación básica y no dependa del gran negocio especulativo de las grandes multinacionales, que son cuatro o cinco en el mundo”.
A su juicio, “hay que establecer mecanismos de defensa de los países, frente a la invasión de productos abaratados artificialmente por las multinacionales que lo que hacen es cargarse el comercio local, e impedir que pueda haber desarrollo en los pueblos; por tanto, se trata de una acción y una opción revolucionaria que hay que fomentar entre toda la gente. Creemos en otro mundo que no sea el del sistema capitalista de producción”.   LATINOAMÉRICA: UNA ESPERANZA PARA EL MUNDO   -¿Cómo valora la situación actual en Venezuela y en otros países latinoamericanos y caribeños como Bolivia, Ecuador, Argentina y Cuba, que se mantienen unidos en lucha contra el modelo capitalista?
  -Estos países son una esperanza, no solo para América Latina sino para el mundo entero. Los intentos de Venezuela, Bolivia y Ecuador, son una esperanza para la humanidad, con un capitalismo en crisis y una crisis sistémica que se quita la careta y muestra toda la crueldad infinita de este sistema violento e inhumano. En estas elecciones que ahora se originan en Venezuela, es muy importante, no solo la victoria de Hugo Chávez, sino lograrlo también con la amplia mayoría, para que no se cuestione el proceso, sobre todo en la prensa internacional burguesa.
Con el ALBA, estimó, “también se está construyendo una forma de comercio que es imprescindible para poder sobrevivir al gran comercio que impone e imperialismo económico”.
El hecho de que los pueblos se ayuden entre sí para lograr el bienestar común “es un intento revolucionario muy significativo. Eso es lo que antes se llamaba internacionalismo proletario o la filosofía del entendimiento y la solidaridad. Experiencias como estas están mostrando que otros modelos de economía son posibles”.   LOS MEDIOS BURGUESES ESTÁN INCAPACITADOS PARA HABLAR DE DEMOCRACIA
 
Algunos medios de comunicación, nacionales e internacionales, promueven la hipótesis de que en Venezuela prevalece un modelo político represivo. En opinión del alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, esto revela el comportamiento antiético de las corporaciones mediáticas.
Esas noticias demuestran “que la mayoría de los medios de comunicación en el mundo están al servicio de la propaganda de la clase dominante. Estos no son instrumentos de libertad de expresión de los pueblos sino perritos falderos del sistema capitalista que les paga”.
En el mundo, más que libertad de expresión, “lo que hay es libertad de posesión de los grandes medios de comunicación que valen mucho dinero. No hay, o existen pocos medios de comunicación de izquierda, de la clase obrera, que en el mundo cuenten otro discurso y otros valores. Esa, la batalla de las ideas, es otra que debemos emprender”.
Consideró que “una verdadera dictadura es la que ejercen los mercados en Europa. ¿Por qué Mariano Rajoy tiene que preguntar antes de decidir el presupuesto para España, a la señora Ángela Merkel, que a su vez consulta a los bancos alemanes?”.
Recordó que en Italia “han quitado un presidente electo; en Grecia han quitado un presidente electo con mayoría absoluta. ¿Dónde está la democracia? Hay dos conceptos antagónicos que son democracia y capitalismo. El capitalismo necesita ganar dinero sea como sea y la única libertad que conoce es la de hacer lo que le venga en gana en su propio beneficio, todas las demás libertades, las de los ciudadanos y los pueblos, le estorban. Por tanto, democracia, poder del pueblo y la tiranía del dinero son incompatibles”.
De acuerdo con el mandatario local, “habría que preguntarle muchas cosas a estos medios. ¿Acaso la invasión a Libia, o lo que se ha hecho en Irak en nombre de una supuesta arma de destrucción masiva que nunca existió, no es neofascismo, terrorismo internacional de Estado y dictadura criminal? ¿Entonces con qué fuerza moral nos hablan de democracia? Estos burgueses y sus medios están incapacitados para hablar de democracia”.
Aseguró que, para ese tipo de prensa y para el capitalismo, “todo lo que no gusta es criminalizado para poder justificar y quitarlo del medio. Criminalizaron a Saddam Hussein porque había que invadir a Irak. Justificaron sus acciones con la existencia de supuestas armas de destrucción masiva, pero no dicen que por causa de esta invasión se han producido 600 mil muertos y se han quedado con el petróleo las grandes multinacionales. Lo mismo ha pasado con Gaddafi en Libia, y mientras sigamos bajo este sistema capitalista mundial, cualquiera que se levante contra ese orden establecido lo criminalizarán, lo perseguirán, y si molesta mucho, lo quitan del medio”.
Otra gran mentira, “además de la idea de democracia que nos han vendido los medios, es el bipartidismo. La democracia sin bienestar para el pueblo es un engaño, porque le hace creer a la gente que son parte de un proyecto, cuando realmente la mayoría de los gobiernos no los toman en cuenta”.
En Estados Unidos hay dos partidos: el Demócrata y el Republicano; en España están el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, explicó, “pero esto es una gran estafa política, porque en ambos países te hacen creer que tu puedes elegir entre uno u otro partido, pero votes por quien votes le estás dando tu voto al propio verdugo, es decir, al capitalismo. Por eso hace falta que los pueblos se organicen y se voten a sí mismos. Eso es lo que está sucediendo en Venezuela, porque al votar por Chávez se le está dando el poder al pueblo”.