jueves, 14 de abril de 2011

Néstor Eidler, músico y pedagogo vibracional


MUSICA ENERGIA - NESTOR EIDLER from MIZAR-PETRUS on Vimeo.


Violinista, director de orquesta y pedagogo musical, de gran reconocimiento internacional.
Impresionante interpretación de dos piezas musicales ( Antiguos cantos sefardíes y concierto Brahms OPUS 77 ) y posterior conferencia sobre la importancia de la música para la armonia con nosotros mismos y el universo.




Entrevista:

¿El universo es sonido?

¡Sí! Y la vida, vibración. Toda vibración es sónica. ¡El universo suena!



¿A qué suena?

Oígalo en esta grabación...



Oigo una melodía armoniosa...

Son las vibraciones captadas por la sonda Voyager en el espacio entre Júpiter y Saturno: es la resonancia del viento solar en la ionosfera de los planetas…



El universo suena, pues...

¡Está oyéndolo! Pitágoras (siglo VI a.C.) habló de la “música de las esferas”: Pitágoras debía de tener afinada la percepción de esta realidad cósmica vibrante que hoy la tecnociencia nos confirma.



¿Con qué implicaciones?

Los compositores de música más inspirados (Bach, Mozart, Beethoven...) quizá son personas capaces de conectar con los inmanentes y eternos sonidos del cosmos.



¿No crean? ¿Sólo transcriben?

La música no la inventó el hombre: ¡existe desde siempre! Toda música está aquí: se trata de captarla y plasmarla.



¿Usted compone?

Nací músico. Por mi sangre corren notas. Estudié violín... y quise contactar con David Oistrach, violinista y pedagogo judío ruso.



¿Por qué precisamente con él?

Yo no estaba conforme con mi sonido. Y escuchaba el de otros grandes violinistas: “Farsantes”, pensaba. Hasta que oí a Oistrach: “Es el único que no miente”, me dije...



No entiendo a qué se refiere…

En los otros percibía interferencias, o físicas o narcisistas... Oistrach era el único que me hacía vibrar, sentía que conectaba con la esencia... ¡Quise tocar como él! Como discípulo de Fedora Aberastury, ella me enseñó el camino a los misterios y hacia Oistrach.



¿El camino de los misterios?

Fue la creadora del método Aberastury, llamado sistema consciente para la técnica del movimiento, que te ayuda a reconectarte con tu primer instrumento: ¡tu cuerpo!



¿Y conoció al fin a Oistrach?

Conseguí una cita con él para verle tocar... ¡Y al cabo pude asistir a varias clases! Murió poco después: ¡llegué justo a tiempo!



¿A tiempo para qué?

Oistrach me confesó: “Sé que tengo secretos... pero no sé cómo enseñarlos”, y vio en mí a la persona que sí podría hacerlo.



¿Y qué enseña?

Que quien conoce el sonido lo conoce todo. Cada persona tiene un sonido. El universo es vibración, emanada del tictac de la polaridad originaria, y como el de tu corazón.



Sea más preciso.

Se trata de reactivar conscientemente esas notas de vida, mediante ciertos ejercicios tomados de los métodos de los pianistas Claudio Arrau y Fedora Aberastury: se trabajan cerebro, manos, lengua, plexos, articulaciones, columna, sentidos...



¿Para tocar mejor el piano o el violín?

Es indiferente el instrumento musical; tocar bien un instrumento ¡exige primero aprender a respirar bien! Exige reactivar los motores internos del movimiento...



¿Una especie de reset interno?

Se trata de recuperar tu armonía psicofísica, rearmonizarte emocionalmente, reaprender a activar correctamente tu energía, bloqueada por tensiones, ¡y de ahí se derivará un estado de inspiración creativa!



¿Y el músico interpretará mejor?

He conocido a intérpretes con bloqueos musculares, tendinitis, artritis... que perturbaban sus capacidades: tras el curso música- energía recuperaron sus facultades.



¿Qué es la relación música-energía?

“Dame una cuerda y te explicaré el universo”, proclamó Pitágoras: la vibración es función proporcional del segmento de cuerda… Música, matemáticas, geometría… Tu armonía interna responde a proporciones matemáticas, igual que el cosmos. Restablécela y la energía fluirá: conectarás con tu emoción y sonarás como un instrumento afinado...



No basta el dominio virtuoso de la técnica...

No. La música es como la religión: ¡un sendero para conectar con el absoluto! Esto lo podemos sentir todos.



¿En qué ocasión lo ha sentido más que nunca?

Di un concierto en una nave románica del monasterio de la Oliva (Navarra)... y perdí la noción del tiempo, como si todo fluyese solo y yo observase desde fuera... Vi pasar la eternidad... ¡Cualquiera puede experimentarlo!



Parece hablar de un yoga musical...

Mejor de unas artes marciales... En mis cursos con alumnos, trabajo con su alma... ¡Les toco el alma! Igual que toco el alma de un violín, toco el de las personas.



¿Un violín tiene alma?

Sí, una piececita de madera que une las paredes de la caja del violín, suelta, sin encolar, movible: yo la muevo una sola micra... y cambia el sonido.



Y... ¿en qué parte de mi cuerpo está el alma?

Descartes dijo que en la glándula pineal, que hoy sabemos que está conectada con la punta de los pies, con el dedo gordo de los pies: ¡el alma está en el dedo gordo!



¿Es usted un psicoterapeuta de músicos, por tanto?

Psique significa alma: sí. Les enseño que somos música, que todos tenemos un sonido propio, que a través del cuerpo podrás hallarlo: estarás tocando el alma. Y entonces resonarás a coro con el universo






Resonancias



“El universo es una caja de música”, explica Eidler, “pues está construida en proporciones equivalentes a los intervalos de la octava musical”. Dijo Einstein, violinista y matemático: “Sólo quiero conocer a Dios; lo demás son detalles”. Y se puso a tañer con fórmulas la música del universo. En esa línea está Néstor Eidler, al que han llamado “médico de médicos”: imparte técnicas que permiten tocar mejor porque, de hecho, se sanan de bloqueos y disfunciones. Eidler insiste en que toca el alma a través de cuerpo y alma (“la espiritualidad pasa por el cuerpo”), y en que todos podemos resonar con el Todo.

Eidler es concertino de la Orquestra del Gran Teatre del Liceu (nestoreidler.blogspot.com).

Para visitar su blog personal: nestoreidler.blogspot.com
Para ver más videos suyos:
vimeo.com/​neidler
youtube.com/​user/​nestoreidlerbcn
Para ver el congreso completo de Ciencia Y Espiritu, aqui:
vimeo.com/​album/​78902

NESTOR EIDLER
Desempeña su actividad como solista, director de orquesta y pedagogo en varias partes del mundo. Discípulo de Fedora Aberastury, Ladislao Szentgÿorgyi, Ljerko Spiller y Erwin Leuchter en Argentina y de Viktor Pikaizen y David Oistrach en Moscú. Ha ganado varios premios nacionales e internacionales. Concertino de la “Orquestra del Gran Teatre del Liceu” entre varias otras, Director de la Orquesta “Accademia” de Barcelona y de “L´Orquestra des de dins”. Ha sido invitado por instituciones musicales como la “Canadian Music Competitions”, la “Hartford University (Connecticut, U.S.A.), El Conservatorio de Fribourg (Suiza) , La Guildhall School of Music and Drama, la I.S.S.T.I.P. (Londres), y muchas otras instituciones en Roma, Bologna Cremona, Lyon, Granada, Huelva etc.etc. para realizar conciertos, cursos para instrumentistas, como jurado en concursos, y para ser consultado como experto en el conocimiento de los aspectos profundos de la ejecución musical. Ha sido invitado para realizar la ponencia de clausura del XVII Congreso de Medicina Natural, sobre el tema de la Inmunología, y la relación del sonido con la salud, en el Colegio de Médicos de Barcelona, la sesión final del 2º Congreso Internacional de Medicina Vibracional, también en Barcelona, al Congreso Mundial del Piano, en Las Vegas (U.S.A.), etc.
Es Director, junto a Rodolfo Zanni, del “New Tango Ensemble”

David Oistrach. Moscú, ha dicho de él: “Néstor Eidler, violinista de gran personalidad y temperamento; de sonido grande y bello; rica imaginación y voluntad artística; excelente maestría técnica”. Henryk Szeryng. París: “Néstor Eidler…un verdadero talento musical”. Stella Herwas. Barcelona: “Néstor Eidler: Visionario del Sonido. Maestro del Silencio”. Dr. Manuel Arrieta. Ciudad de México: “Maestro de la Emoción. Sonido intemporal que atraviesa el Tiempo y llena el espacio que faltaba en el Corazón”.
“Medio de expresión del complejo mundo interior del Hombre y matemática perfecta en la cual se manifiestan las leyes del Universo, la Música nos propone una misión difícil, aunque profundamente gratificante: unir en nosotros estos dos mundos para, a través nuestro, dar paso al mensaje siempre renovado del Arte y de la Vida”.Néstor Eidler.