domingo, 22 de enero de 2012

Pasando del YO tengo a Nosotros compartimos

El CONSUMO COLABORATIVO
Roo Rogers, en su oficia de Redscout Ventures/ Foto: Isaac Hernández
Roo Rogers, en su oficia de Redscout Ventures/ Foto: Isaac Hernández
  • 'Las sociedades occidentales están haciendo la transición del 'yo' al 'nosotros''
  • El campo se amplía: del coche, a la bici, el empleo o el aparcamiento compartido
"Compro, luego existo" es el lema con el que hemos funcionado durante las últimas décadas. 
A lo mejor hay otra manera de consumir, sin 'consumirnos' en el intento. Una alternativa a esta cultura de "usar y tirar" que está devorando el planeta. Un modo más sensato, más eficiene y más ajustado a la medida de los tiempos que corren: el consumo 'colaborativo'.

El Consumo Colaborativo: Modelo Económico basado en Experiencias


Definitivamente, el surgimiento de las redes sociales trae nuevos modelos económicos basados en compartir para generar valor.
Pero… ¿qué es el Consumo Colaborativo?
Según Rachel Bostman y Roo Rogers, el consumo colaborativose refiere a la compartir, trocar, prestar, intercambiar, alquilar y regalar productos y servicios, reinventados a través de tecnologías de redes en una escala y en formas que anteriormente no habían sido posibles.
Recoge lo bueno del trueque, lo pone en plataformas online aprovechando todas las posibilidades de la red y el resultado es una nueva forma de consumir, basada principalmente en obtener experiencias, en vez de productos.

¿Cómo se originó el Consumo Colaborativo?
Durante miles de años, los seres humanos hemos compartido cosas y espacios de todo tipo. Alquiler de autos, departamentos, películas y oficinas, no son novedad.
Pero el avance en la actualidad, radica en que diferentes plataformas de tecnologías e infraestructuras permiten a particulares, gente común o pares, hacer lo que antes hacían algunas empresas
En la actualidad, la gente está dispuesta a compartir cosas que antes no se compartían, debido a la reciente recesión, el crecimiento poblacional y la densidad demográfica, la reducción de espacios, el cambio climático y los daños al medioambiente provocados por la producción en masa, el estrés personal y global, entre otros factores.
Los beneficios que da a la gente son comprar y poseer productos y servicios con costo reducido y con un menor impacto ambiental.
¿Por qué ayuda al planeta y a la sociedad?
La idea es evitar la producción excesiva de objetos. Porque en esta sociedad consumista, la mayoría de las cosas terminan en desuso. Los que intervienen en este movimiento básicamente ponen a circular sus pertenencias arrimados, con la idea de primero tomar prestado o alquilar algo que necesites, antes de tomar la última opción, que es comprar.

¿Cómo funciona este modelo para las empresas?
Intercambiando productos, alquilándolos, prestándolos. A partir de ahí, los formatos son miles y las posibilidades infinitas. Sin embargo, todas las propuestas se basan en 4 principios básicos:
1. Tener masa crítica: Tiene que haber la demanda suficiente para que el proyecto sea auto-sostenible.
2. Potenciar el uso de un producto: Hay muchos productos cuyo precio por uso es elevadísimo si lo compramos, pues acabamos usándolo una sola vez. ¿La solución? Alquilarlo, prestarlo, cambiarlo por otro producto. La idea es no tener arrimados estos objetos.
3. Creer en lo común: El egoísmo exacerbado nos esta acabando y ha demostrado que no nos hace felices.. En cambio, trabajar en equipo, respetar los espacios comunes, actuar de forma coordinada y por supuesto que nos lleva a una mejora individual y sentirnos felices con nosotros mismos.
4. Confiar: Cuando uno decide apostar por el consumo colaborativo a través de las plataformas creadas para ello, hay un poco de acto de fe. Aquí no hay contratos extensos con letras pequeñas sólo un acuerdo de buena fe entre las personas.
¿Cuales son los Tipos de Sistemas Colaborativo?
1. Mercados de Redistribución: Los mercados de redistribución, son aquellos que posibilitan el intercambio de artículos u objetos entre pares, es decir, que fueron bienes usados o propiedad de unos y se trasladan a otro donde si lo necesitan
Ejemplos
Swishing: Las Fiestas de Intercambio de ropa son una excelente manera de actualizar tu closet sin gastar un centavo. Puedes organizar o asistir a una de estas fiestas a través de este portal.
Bigwardrobe: Esta red permite comprar, prestar o vender ropa y accesorios de moda a otros usuarios.http://www.bigwardrobe.com/
2. Estilo de Vida Colaborativo: El intercambio de recursos como dinero, habilidades y tiempo es tomado de manera mucho más natural por las nuevas generaciones que crecen intercambiando música y todo tipo de elementos digitales. Estos intercambios ocurren mas a nivel local a  medida que las personas comparten espacios de trabajo.
Ejemplos:
Airbnb: Es una red que permite que busques alojamiento local de forma más económica y divertida viviendo una experiencia más cultural. www.airbnb.com
Parkatmyhouse:Bbusca  o renta un espacio de estacionamiento cerca del estadio, un garage, aeropuerto o una calle muy congestionada. www.parkatmyhouse.com
3. Servicio de Productos: permite que las empresas ofrezcan bienes como un servicio en vez de venderlas como productos. Los bienes que son propiedad privada puede ser compartidos o arrendados entre pares. Este sistema puede funcionar para las personas mas orientadas al uso y beneficios del producto en vez de tener el sentimiento de poseer
Ejemplos:
Ecomodo: prestar o pedir prestado objetos diarios, habilidades y espacios. Puedes también prestarlos gratuitamente, pagando un cargo o donarlos.
Babyplays:en este portal puedes prestar o renta juguetes.
Seguro que en México también existen proyectos interesantes y mundialmente se generaran  mas proyectos como por ejemplo creados del consumidor para el consumidor; otros creados de las marcas para el consumidor. Pero todos ellos, basados en la búsqueda de un modelo de consumo más sostenible, más colaborativo y que utiliza Internet como plataforma.
Mas Información        http://www.collaborativeconsumption.com/

"Palabras como 'colaborar' o 'compartir', que eran casi tabú hace unos años, han empezado a convertirse en la moneda corriente. Todo esto empezó a fraguar antes de la recesión, gracias a Webs como eBay e iniciativas similares. Aunque es ahora cuando se está propagando, conlas redes y las nuevas tecnologías, que nos permiten llegar a una escala que hace unos años era impensable".
Hablamos con Roo Rogers, coautor junto a Rachel Botsman de 'What's mine is yours' ('Lo que es mío es tuyo'), el libro-bandera de una tendencia conocida ya como 'consumo colaborativo', inspirada en un principio así de elemental: "Los individuos cooperarán para actuar en aras del bien común".
Se remonta Rogers a los estudios del psicólogo Michael Tomasello, autor de 'Por qué cooperamos', que ha sido capaz de encontrar "respuestas de empatía y colaboración" en los niños a partir de los dos años. Contra la creencia acendrada del instinto posesivo ("¡mííííío!"), Tomasello asegura que los niños son "sociables y cooperativos por naturaleza" y que son las "normas culturales" que aprenden a partir de los tres años las que les acaba volviendo egoístas.
Sostiene pues Roo Rogers que las sociedades occidentales, por mera evolución, han entrado en una fase de transición de la cultura del 'me' ('yo') a la cultura del 'we' ('nosotros'). Y vaticina que el estilo de vida 'colaborativo', hasta ahora asociado con lo 'alternativo', será cada vez más visible y más común.

La revolución silenciosa

"¿Quién iba a vaticinar hace veinte años el éxito de ZipCar y otras empresas de coche compartido
¿Cómo íbamos a concebir que algo tan 'personal' como el automóvil lo íbamos a compartir con desconocidos
¿Y quién iba a decirnos que en las grandes ciudades habría bicicletas públicas de todos podríamos usar a tiempo parcial?".
"El horizonte del 'consumo colaborativo' se extiende mientras hablamos", asegura el británico Rogers, al frente ahora de una 'incubadora' de ideas en Nueva York, Redscout Ventures, desde la que ayuda al lanzamiento de nuevas empresas y productos en la misma línea ( como el 'Happify', una aplicación para el iPhone que permite descubrir y "compartir" todo lo que te ayuda a ser feliz).
Rogers asegura que no estamos más que en el Big Bang de la era del consumo consumo colaborativo. El coautor de 'Lo mío es tuyo' vaticina que la incertidumbre económica, las innovaciones sociales y la ubicuidad de las nuevas tecnologías van a crear lo que los americanos llaman "la tormenta perfecta" para hacer que esta nueva de forma de consumir acabe desplazando al "shop till you drop" ("compra hasta caer rendido") que nos ha llevado de cabeza a la bancarrota.
Del coche compartido pasamos a losaparcamientos compartidos(ParkatMyHouse), 
a los empleos y a los espacios de trabajo compartidos (Citizen SpaceHub Culture), 
a los huertos urbanos 'colaborativos' (LandshareUrban Gardenshare), 
al intercambio de habilidades (Brooklyn Skillshare), 
a los bancos de tiempo
a los préstamos entre particulares (Zopa), 
al alquiler diario de habitaciones en cualquier ciudad (AirbnbRoomorama)...
"El consumo 'colaborativo' es el auténtico consumo sostenible, el que cierra el círculo de las cinco 'erres': reducir, reciclar, reusar, reparar y redistribuir. Aunque dar el salto cualitativo va a requerir un cambio de mentalidad. Como consumidores, será básica la confianza mutua, que al fin y al cabo es la que da valor al dinero y a las relaciones comerciales
Como productores, hay que ampliar la noción de eso que llamanos 'beneficios', para que todos salgamos ganando.
Vestido de blanco y de verde optimista, pese a los nubarrones que tenemos encima, Rogers nos invita a subirnos a la "revolución" silenciosa e invisible: "Hemos llegado a un punto en que la sociedad, ante los retos que se presentan, va a tener que dar un giro copernicano de la satisfacción individual al redescubrimiento del bien colectivo".

 web para regalar y que te regalen cosas:

 Es como el segunda mano, pero únicamente para regalar. Yo he dado un montón de cosas: juguetes con los que mi hijo ya no jugaba, una tele vieja pero en perfecto estado... Las cosas que ya no quieres pero que están bien, funcionan y que alguien podría necesitar-querer, las regalas. 
Te hacen un favor porque te evitas tener que tirarlas, y el que se la lleva sigue aprovechando algo que todavía tiene vida por delante. No hay lucro por ningún sitio.