viernes, 13 de diciembre de 2013

Los préstamos P2P plantan cara a la banca financiera en todo el mundo

Entregar una cantidad de dinero a un banco y no acordarse de ella nada más que para ver los beneficios en la cuenta corriente es una actitud que está pasando de moda.

Los estragos causados por esta arrasadora crisis financiera están cambiando la forma en que los ahorradores enfocan sus inversiones, aunque en España todavía cueste verlo.

Los primeros síntomas de ese cambio comenzaron a notarse a pocos kilómetros de La City financiera londinense. Mientras las autoridades británicas y los grandes bancos hacían todo tipo de malabares para minimizar los estragos financieros causados por la quiebra de Lehman Brothers algunos ahorradores británicos decidieron que la hora de entregar su dinero a la banca para que pudiera utilizarlo con fines no siempre éticos ni mucho menos claros había pasado a la historia.

Fue así como surgieron las primeras comunidades de crédito, que según la prensa británica ahora ya son todo un boom en el país.

La idea básica consistía en prestar el dinero a gente que lo necesita dentro del propio barrio, de tal forma que además de conseguir unos beneficios financieros por los ahorros al mismo tiempo se obtienen otros intangibles como dinamizar el comercio local o ayudar en los estudios a los chicos del vecino por ejemplo.

El experimento tuvo tanto éxito que ahora incluso las autoridades locales de Camden, Lancashire, Gloucestershire y las diputaciones provinciales de Nottinghamshire... utilizan plataformas de crowdfunding para financiar e incentivar los negocios locales. Pero la idea de aquellos alternativos londinenses no era totalmente novedosa, la financiación colectiva de préstamos particulares había sido inaugurada unos años antes, en 2005, también a orillas del Thamesis.

En aquel año un equipo de emprendedores liderado por Richard Duvall, creó un portal denominado Zopa (Zona de Posible Acuerdo). En él se facilitaba el encuentro entre individuos dispuestos a prestar dinero a un interés determinado y aquellos que lo necesitaban. Todo ello, con la garantía de la Autoridad de Servicios Financieros (FSA) británica y la firma de ratings Equifax. Desde el primer momento fue un éxito y en apenas una semana lograron 8.000 usuarios y eso que en aquellos años los bancos tradicionales apenas ponían problemas para conceder financiación.

Leer más: Los préstamos P2P plantan cara a la banca financiera en todo el mundo 

http://www.invertia.com/noticias/prestamos-pp-plantan-cara-banca-financiera-mundo-2933070.htm#lyF3qn25Syj8KPwV