domingo, 26 de junio de 2011

COMUNICACIÓN NO VIOLENTA: UN LENGUAJE DE VIDA RELACIONADO CON TUS VALORES

http://www.youtube.com/watch?v=0mnqI5l-Gz0&feature=related

I. Introducción.
Acercamiento a la Comunicación No Violenta, desarrollada por Marshall Rosenberg, Doctor en psicología clínica, educador y reconocido mediador en conflictos internacionales.

marshall rosenberg


“All violence is the result of people tricking themselves into believing that their pain derives from other people and that consequently those people deserve to be punished.”

Marshall Rosenberg   (1934 -)

Fundó el "Center for Nonviolent Communication" (CNVC), en el año 1984.

La CNV no hace referencia únicamente a una forma de violencia explícita de comunicación sino que trabaja otras formas de violencia más sutiles (no verbal, paraverbal, agresivo-pasividad…)


II. El proceso de la CNV y sus componentes.


El proceso de la CNV se divide en dos modalidades (escuchar con empatía y expresar con honestidad) y cuatro pasos (observar sin evaluar, comprobar cómo nos sentimos, decidir cuáles son nuestras necesidades y especificar una petición.
Si queremos llegar al deseo de dar desde el corazón, enfocaremos la luz de la conciencia de modo que ilumine cuatro zonas, a las que vamos a referirnos como los cuatro componentes del modelo de la CNV.

En primer lugar observamos  lo que ocurre realmente en una situación dada; lo que dicen o hacen los demás: ¿sirve o no sirve para enriquecer nuestra vida?

El truco consiste en saber expresarlo claramente de modo que no incorpore ningún juicio ni evaluación; poder decir simplemente qué cosas que hace la gente nos gustan y cuáles no. Después, una vez hecha esta observación, comprobamos cómo nos sentimos.

¿Nos sentimos dolidos, asustados, alegres, divertidos, irritados, etc.? Y en tercer lugar decidimos cuáles de nuestras necesidades guardan relación con los sentimientos que hemos identificado. Siempre que utilizamos la CNV para expresar de forma clara y sincera cómo nos sentimos, está presente en nosotros la conciencia de estos tres componentes.

Por ejemplo, una madre podría manifestar esos tres aspectos del proceso diciéndole a su hijo adolescente: “Félix, me molesta ver dos calcetines sucios hechos una bola debajo de la mesita de café y otros tres al lado del televisor, porque estoy necesitando más orden en las habitaciones de la casa que compartimos.”

Acto seguido, la madre abordaría el componente número cuatro, que es una petición muy específica: “¿Estarías dispuesto a recoger los calcetines y llevártelos a tu habitación o meterlos en la lavadora?” El componente número cuatro se centra en lo que esperamos que haga la otra persona para enriquecer la vida de ambos.

Así pues, una parte de la CNV consiste en expresar de manera muy clara, ya sea verbalmente o por otros medios, información sobre estos cuatro componentes. Nos conectamos con los demás percibiendo primero lo que ellos observan, sienten y necesitan, y descubriendo después en qué enriquecerá su vida recibir lo que nos piden, su petición.

Cuando centramos nuestra atención en los aspectos citados y ayudamos a los demás a hacer lo mismo, establecemos una corriente de comunicación que discurre en ambos sentidos y se manifiesta de una manera natural: observo, siento y averiguo qué necesito, qué me hace falta para enriquecer mi vida; qué observas, sientes y necesitas; qué te hace falta para enriquecer tu vida.

Cuando usamos este proceso, podemos empezar de dos maneras; ya sea expresando la información de esos cuatro componentes o bien recibiéndola empáticamente de otras personas.

Es importante tener en cuenta que la CNV no es una fórmula preestablecida, sino un proceso que se adapta a diversas situaciones y a diferentes estilos personales y culturales. Aunque por razones prácticas podemos referirnos a la CNV como un “proceso” o un “lenguaje”, se pueden experimentar las cuatro facetas del proceso sin necesidad de articular una sola palabra. La esencia de la CNV está en la conciencia que tenemos de esos cuatro componentes, no en las palabras concretas que intercambiamos .

III.-Observar sin evaluar.
Aprendemos a separar entre la observación y la evaluación. Siempre que las mezclamos, la otra persona suele tener la impresión de que estamos criticando.
Las observaciones tienen que ser específicas del momento y el contexto.
“Juan no ha marcado un gol en veinte partidos”
en vez de:- “Juan juega mal el fútbol”.

IV.-Identificar y expresar los sentimientos.
Cuando elaboramos un vocabulario de sentimientos que nos permite describir de forma clara y precisa nuestras emociones, nos resulta más fácil comunicarnos con los demás.
1. “Me siento un incapaz como guitarrista.” (inadecuado)
2. “Me siento decepcionado / frustrado por mi falta de capacidad como guitarrista.”(adecuado)

V.-Asumir la responsabilidad de nuestros sentimientos.
La CNV potencia la conciencia de que aquello que hacen o dicen los demás puede ser el estímulo, pero nunca la causa, de nuestros sentimientos.
Cuando alguien se comunica negativamente con nosotros, tenemos cuatro maneras de recibir el mensaje:
1. Echarnos la culpa a nosotros mismos
2. Echar la culpa a la otra persona
3. Darnos cuenta de nuestros sentimientos y necesidades
4. Darnos cuenta de los sentimientos y necesidades que oculta el mensaje negativo de la otra persona.
Las formas 3 y 4 estarían relacionadas con los principios de la CNV


En lugar de culpar a la otra persona por lo que sentimos, aceptamos la responsabilidad que nos corresponde reconociendo nuestras necesidades, deseos, expectativas, valores o ideas. Otra opción consiste en iluminar con la luz de la conciencia los sentimientos y necesidades de la otra persona en ese momento según ella misma los expresa.

Ej1: Cuando me han dicho que no vienes a comer me has dado un gran disgusto.
Ej2: Tuve un gran disgusto al enterarme de que no venías a comer porque quería hablar contigo de ciertas cosas que me están molestando.
En el Ej1, la persona atribuye la responsabilidad de su disgusto únicamente a la actuación de otra persona, mientras que en el ejemplo 2, la persona atribuye el origen de su sentimiento de disgusto a su propio deseo no satisfecho.
Al centrar la atención en nuestros sentimientos y necesidades, tomamos conciencia de que sentirnos heridos en algunas circunstancias viene por nuestra necesidad de que se reconozcan los esfuerzos que hacemos.

VI. Lo que queremos pedir a los demás para enriquecer nuestra vida.
Es importante evitar las frases vagas, abstractas o ambiguas, y recordar que tenemos que emplear un lenguaje de acción positiva para hacer saber a los demás qué queremos de ellos, en lugar de centrarnos en lo que no queremos.
Al hablar, cuanto más claramente manifestemos qué queremos, más probable será que lo consigamos. Ya que el mensaje que enviamos no siempre es el mismo que recibe quien nos escucha, necesitamos saber cómo averiguar si lo que hemos dicho se ha entendido correctamente. Sobre todo cuando hablamos a un grupo, debemos dejar muy claro qué clase de respuesta esperamos recibir. De otro modo nos enzarzaremos en conversaciones que no llevan a ninguna parte y que harán perder mucho tiempo a los miembros del grupo.

Para lograr que los demás confíen en que les estamos pidiendo algo, y no exigiéndoselo, debemos indicarles de alguna manera que sólo queremos que satisfagan nuestros deseos si les apetece hacerlo. El objeto de la CNV no consiste en cambiar a la gente ni en modificar su conducta, sino en establecer un tipo de relación basado en la sinceridad y la empatía que permitirá que se satisfagan las necesidades de todos.


VII.-La recepción empática.
Mediante la recepción empática pasamos a prestar atención a lo que observan, sienten y necesitan los demás y lo que nos piden, sabiendo escuchar el mensaje sin tomárnoslo como un rechazo personal.
En lugar de ofrecer empatía, solemos ceder a la fuerte necesidad de dar consejos o tranquilizar a nuestro interlocutor, o bien de explicarle cuál es nuestra postura o nuestros sentimientos. La empatía, sin embargo, exige de nosotros que vaciemos nuestra mente.

VIII.-Expresar reconocimiento
Con el único fin del elogio por sí mismo, establecemos:
1. El hecho en concreto que ha contribuido a nuestro bienestar
2. La necesidad particular que ha quedado satisfecha con él
3. El sentimiento de placer que se produce como resultado.

IX.-Cuadro resumen de las dos modalidades y los cuatro componentes de la CNV.

Expresaré sinceramente cómo soy sin culpar ni criticar a nadie.

Recibiré con empatía cómo eres tú sin escuchar en tus palabras que me culpas o me criticas.

1. Los actos concretos que observo
(veo, oigo, recuerdo, imagino) que contribuyen (o no) a mi bienestar:
“Cuando yo veo, oigo......”
1. Los actos concretos que tú observas (ves, oyes, recuerdas, imaginas) que contribuyen
(o no) a tu bienestar:
“Cuando tú ves, oyes......”
2. De qué modo me siento en relación con estos actos:
“.........me siento........”
2. De qué modo te sientes en relación con estos actos:
“.........te sientes........”
3. La energía vital en forma de necesidades, valores, deseos, esperanzas o ideas que crean mis sentimientos:
“..........porque yo necesito......”
3. La energía vital en forma de necesidades, valores, deseos, esperanzas o ideas que crean tus sentimientos:
“..........porque tú necesitas......”

Pediré claramente lo que sé que podría enriquecer mi vida, sin exigirlo.


Recibiré con empatía lo que podría enriquecer mi vida, sin escuchar ninguna exigencia en tus palabras.


4. Los actos concretos que me gustaría que se realizaran:
“........y me gustaría que tú......”
4. Los actos concretos que te gustaría que se realizaran:
“........y te gustaría que yo......”




X.- ¿Cuándo la comunicación nos aleja ?
- Cuando nos herimos a nosotros mismos y herimos a los demás.
- Cuando emitimos juicios moralistas que presuponen error o maldad en todo aquel que no actúa de acuerdo con nuestro sistema de valores.
- Cuando hacemos uso de comparaciones que bloquean la compasión.- Cuando no somos conscientes de nuestra responsabilidad con respecto a todo lo que pensamos, sentimos y hacemos.
- Cuando comunicamos nuestros deseos en forma de exigencias.

XI.- Aplicaciones de la CNV en nuestra vida
Puede aplicarse de manera efectiva en todos los niveles de comunicación en las situaciones más diversas:
-       relaciones íntimas
-       familia
-       escuela
-       organizaciones e instituciones
-       terapia y asesoramiento psicológico
-       negociaciones diplomáticas y comerciales
-       disputas y conflictos de todo tipo

XII.- Beneficios que aporta la CNV
La CNV nos permite reestructurar nuestra forma de expresarnos y de escuchar a los demás, haciéndonos conscientes de lo que observamos, sentimos, y necesitamos.
Favorece la escucha atenta, el respeto y la empatía y propicia el deseo mutuo de dar de todo corazón:
  • Podemos crear relaciones personales más satisfactorias, basadas en el respeto, la compasión y la cooperación.
  • Resolver conflictos pacíficamente, ya sean personales, domésticos, institucionales o internacionales.
  • Romper con efectos de experiencias pasadas y condicionamientos culturales.
  • Saber decir "no" y aceptar el "no" del otro.
  • Resolver sentimientos de culpa, miedo, vergüenza y depresión.
  • Descubrir que las personas pueden contribuir naturalmente al bienestar de otros, si lo hacen desde la libertad.
  • Desarrollar la capacidad de escucha y comprensión.
  • Terminar con patrones de pensamiento que llevan a discusiones, ira y depresión.
  • Encontrar las necesidades que dan vida a individuos, familias, colegios, comunidades y empresas.
La CNV permite perdonarnos a nosotros mismos mediante la detección consciente de las necesidades que estábamos intentando satisfacer cuando hemos hecho algo que luego lamentamos, y centrar nuestra atención en lo que verdaderamente necesitamos.
Mediante el proceso de la CNV aumentamos nuestra capacidad para responder con habilidad ante las diferentes situaciones de la vida cotidiana, dotándonos de responsabilidad para con nuestra ecuación de decisión. Es decir, somos capaces de reconocer nuestros  sentimientos y responder con habilidad a nuestras necesidades, mediante la paralización de los juicios de valor y el examen interior de nuestros sentimientos y necesidades, así como su expresión sana.

La CNV se está mostrando como una herramienta útil y terapéutica en el trabajo con personas que padecen ansiedad excesiva, inestabilidad emocional o problemas de comunicación, entre otras dificultades, en el marco del trabajo de las habilidades sociales.

Jesús Mendieta Martínez (División DKG) /StarviewerTeam International 2011.


Apéndice
Algunos sentimientos básicos que todos tenemos
-Sentimientos cuando nuestras necesidades están satisfechas:
-       Agradecidos/as
-       Conmovidos/as
-       Deseosos/as
-       Optimistas
-       Emocionados/as
-       Orgullosos/as
-       Alegres
-       Aliviados/as
-       Asombrados/as
-       Cómodos/as
-       Energéticos/as
-       Esperanzados/as
-       Estimulados/as
-       Inspirados/as
-       Realizados/as
-       Seguros/as
-       Sorprendidos/as

-Sentimientos cuando nuestras necesidades no están satisfechas:
- Abrumados/as
- Avergonzado/as
- Confundidos/as
-Desalentados/as
- Desesperados/as
- Desilusionados/as
- Desilusionados/as
- Desesperanzados/as
- Enfurecidos/as
- Enojados/as
- Frustrados/as
- Impacientes
- Incómodos/as
- Inútiles
- Irritados/as
- Nerviosos/as
- Preocupados/as
- Reacios/as
- Solos/as
- Tristes

Algunas necesidades básicas que todos tenemos

Autonomía:
•  Elección de ideales/objetivos/valores
•  Elección de proyectos para lograr nuestros propios ideales, objetivos y valores
Nutrición y cuidado físico:
• Aire
• Agua
• Alimentación
• Descanso
•  Expresión sexual
• Contacto Físico
•  Movimiento, ejercicio.
• Protección de aquellas formas de vida que amenazan a la vida: virus, bacterias, insectos, animales depredadores
• Vivienda

Celebración y conmemoración:
•  Celebración de la creación de la vida y de los ideales alcanzados.
• Conmemoración de las pérdidas: de los seres queridos, los ideales, etc. (Duelos)

Esparcimiento:
•  Diversión
•  Risa
Integridad:
• Autenticidad
•  Creatividad
•  Propósito
• Autoestima

Comunión Espiritual
• Armonía
•  Belleza
•  Inspiración
•  Orden
•  Paz

Interdependencia:
• Aceptación
• Agradecimiento
• Amor
• Apoyo
•  Comprensión
•  Comunidad
•  Confianza
•  Consideración
•  Contribución al enriquecimiento de la vida
•  Empatia
•  Honestidad (la que nos da el poder para aprender de nuestras propias limi­taciones).
•  Proximidad
•  Respeto
•  Seguridad
•  Seguridad emocional


Bibliografía


Marshall B. Rosenberg, Ph. D. 2006. Comunicación no violenta. Un lenguaje de vida. Gran Aldea Editores.
- Para mayor información sobre Comunicación no violentaCenter for Nonviolent Communication (CNVC)
www.cncv.org  2428 Foothill Boulervard, Suite E+La Crescenta, California 91214, USA
Email: cnvc@CNVC.org   Teléfono en Estados Unidos: 1-818-957-9393
www.comunicaciónnoviolenta.com
Asociación Española para la Comunicación No Violenta
www.vivenciaempatica.org
Fundación para la Comunicación No Violenta en Bogotá, Colombia 
www.cnv.argentina.com.ar

2 comentarios:

Ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lilith dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.