domingo, 27 de febrero de 2011

JORGE SANCHEZ - conoce todos los paises del mundo

UNA VIDA EXTRAORDINARIA:

Hola, me llamo Jorge Sánchez. Nací en Hospitalet (Barcelona), España, hace poco más de medio siglo. 
Ya desde mi tierna infancia no permití que el colegio obligatorio interfiriera con mi amor por el aprendizaje y la educación. 

Me apasionaba la Geografía Universal y el Humanismo que estudiaba por mi cuenta, pero me repelían muchas asignaturas alienantes que se impartían en mis tiempos en España (y hoy hasta han empeorado, ¡pobres niños!) que en nada contribuían a la comprensión que yo buscaba del mundo en el que había nacido; desde bien pequeño intuí que la verdadera inteligencia es el uso libre de la inteligencia. Fui expulsado de dos escuelas y a los 13 años, siendo ya un mancebo brioso, no consentí que se me robara más mi valioso tiempo con nefastas enseñanzas y dejé el hogar paterno por primera vez para acabar en El Aaiún, en el entonces Sahara Español.

Mis padres se desesperaban por mi futuro. Ante su pregunta: "¿Qué quieres ser de mayor?", yo callaba y encogía los hombros. No me atraía ninguna profesión en particular, todas me parecían demasiado aburridas; yo sólo deseaba conocer el mundo entero y utilizaría los trabajos para conseguir el dinero necesario a ese fin, sin tomarlos en serio, e interiormente estaría muy alejado de ellos. Para mí viajar era aprender, aprender era amar, amar era vivir, y vivir era viajar.

 
Por un tiempo me integré en el modo de vida de la mayoría de mis semejantes: hice la comunión, serví en la "mili", me casé (luego me divorcié), encontré trabajo en una empresa naviera extranjera… Y hasta aquí todo más o menos normal, como todo el mundo. 

En mis ratos libres leía, leía sin parar libros de viajes y aventuras, de Sindbad el Marino, de Marco Polo, de Cabeza de Vaca, de Francisco de Orellana, de Benjamín de Tudela, de Ibn Batuta, de Hiuan Tsang, de Fernão Mendes Pinto, de Mulá Nasrudín… 

Y de esta guisa, un día entre los días, embelesado por la lectura de relatos admirables y de contemplar ensimismado durante horas seguidas ese libro mágico y peligroso que es el atlas, sentí con fuerza impetuosa que viajar permite mantener constantemente despierto el sentido de lo asombroso, saborear la quintaesencia de la vida, y mi alma deseó con ardor conocer a gentes de costumbres exóticas y admirar los prodigios de la naturaleza y las obras de arte producidas por el hombre… 

Nada me pareció más cautivador y romántico en este mundo que abandonarlo todo para vivir andanzas extraordinarias. Bajo ese estado arrebatado de ánimo resolví emprender el Camino del Viajero.......

SU VIDA Y LIBROS:   http://jorgesanchez.es/